Cunas sólidas, seguras, atarugadas

En el atarugado hay una norma que debemos observar. El alojamiento ha de tener unos 5 mm más que la longitud del tarugo de madera. Con ello se consigue un correcto encolado al empotrarse ésta. Hay que tener en cuenta que las partículas de madera provocadas por el taladro deben poder ser bien comprimidas cuando penetre el tarugo y este debe ser estriado por dos principios básicos, uno permitir la fuga de aire al interior de la perforación y no expulse la pieza hacia afuera, y dos, junto con el aire escurre por las estrías el exceso de cola permitiendo una correcta fijación.

www.mariogutierrez.cl



Entradas destacadas

Mueblestilo: en prensa

Portal inmobiliario

Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags