top of page

Guía completa para crear un ensamble de caja y espigo expansible


Los ensambles de madera son una de las técnicas para el armado de mobiliario más utilizadas y más importantes en el ámbito de la carpintería. ya que en un proyecto, el tipo utilizado determina no solo la solidez de la estructura sino su tiempo de vida útil.

Si bien son numerosas las clases de ensambles existentes –cola de milano; finger joint; a media madera; ensamble a inglete y unión por tarugos, entre otros– el conocido como caja y espigo es una de los más tradicionales, pues su calidad de acople lo hace ideal para la fabricación de casi todo tipo de mueble.

Este tipo de ensamblaje –una técnica popular en el mundo, utilizada principalmente cuando las piezas adyacentes van a estar unidas en un ángulo de 90 grados– tienen dos componentes: la caja o mortaja y el espigo.

La caja se caracteriza por ser un agujero cuadrado, redondo o rectangular, con una dimensión igual a la pieza a acoplar, que puede hacerse con herramientas manuales, eléctricas o centros de mecanizado. Por su parte el espigo que se forma en el extremo de una de las partes, tiene, por lo general, hombros rectos que luego de efectuarse el acople, se asientan sobre la pieza en la que se realizó la caja.

Vale anotar que este ensamble puede clasificarse entre las uniones conocidas como desmontables, ya que permite repetir la operación de acople y desacople, aplicando fuerza. Sin embargo, algunos muebles ensamblados con esta técnica tienden desajustarse con el tiempo, ya sea por el peso que soportan o por el movimiento al que se ven sometidos.

Por esta razón existe una variación de este ensamble que lo hace irreversible –es decir, que no pueda ser desmontado o separado– y que mejora la eficacia en cuanto a acoplamiento y resistencia se refiere en comparación a la unión desmontable.

Mecanizar este acople puede a ser complejo debido a los ángulos internos que requiere la madera, por lo cual el proceso de fabricación se realiza con herramientas manuales que arrojan resultados altamente satisfactorios.

El siguiente ‘Paso a paso’, dirigido por el maestro Antonio José Guerrero Sánchez, de la Escuela de Artes y Oficios Santo Domingo se centra, precisamente, en la realización de un ensamble irreversible –con los detalles para su correcta construcción– utilizando como madera Cedro carmín y como herramientas básicas una escuadra, un formón y una barrena de ¾.

Delimitación y corte de la caja

El primer paso es determinar el lugar exacto en donde se hará la caja, ya sea en la parte superior, media o inferior de la pieza. La ubicación la define el tipo de mueble a fabricar, pues no existe un estándar para establecerla.

Establecido el lugar y la cara de la pieza que llevará la caja, en ella se traza el tamaño de la pieza a encajar, en este caso es de 5,5 cm, y se resta 5 mm a cada lado con el propósito de precisar el tamaño de la caja pues debe coincidir con el del espigo. Dichas marcas representan el ancho de la caja a perforar.