top of page

6 productos que yo no recomiendo como fisioterapeuta pediátrica


Hoy quiero hablaros de 4 productos para bebés que nunca recomendaría como fisioterapeuta osteópata pediátrica y 2 con restricción.

Aunque cada vez la sociedad es más consciente de que hay ciertos productos que no van bien para los bebés, lo cierto es que se siguen comercializando y muchas familias sin saberlo las utilizan. Me parece interesante hablaros de ello porque sale mucho en mi consulta y porque creo que evitaría muchos problemas músculo-esqueléticos en los niños si se tuviera toda esta información desde el inicio.

Como fisioterapeuta pediátrica en mi consulta en Mallorca es el pan nuestro de mi día a día analizar cada uno de los nuevos productos que van saliendo para la primera infancia y poder orientar a las familias sobre su idoneidad o no.

Así que vayamos por partes.

Empezaré por los productos que nunca recomendaría a una familia:

  • Zapatos rígidos: en realidad esto vendría para cualquier edad pero como mi especialidad es la pediatría me centraré en explicaros este punto.

La estructura del pie del bebé sano cuando se pone él en bipedestación (“de pie”) está más que preparado para soportar su cuerpo. Cierto es que le quedarán ciertos matices de maduración en cuanto a base de sustentación… Pero no necesita de “ningún” apoyo externo por parte del zapato para aguantarse y viceversa, cualquier estructura que limite su movilidad natural perjudicará su desarrollo.

Los zapatos rígidos, con suela rígida, que impiden todo el movimiento del pie no dejan que madure correctamente la estructura músculo-esquelética del pie, pudiendo crear tensiones… Además, algo que veo mucho en consulta es el uso de calzado con refuerzo en la zona del tobillo , conteniéndolo. No lo necesita. El pie a esta edad, en la que empieza a caminar necesita una suela estable y, al mismo tiempo, flexible que le permita el movimiento de una manera adecuada. Evidentemente lo mejor sería que el bebé pudiera ir descalzo siempre hasta completar la maduración, pero siendo realistas necesitamos de un calzado para salir a la calle, así que siempre que se coloque debe ser calzado adecuado para su desarrollo, que le dejen moverse adecuadamente y no interfiera o deforme su estructura.

  • Porteo no ergonómico: ya os hablaré largo y tendido de este tema que tanto interesa y sale en mi consulta. Si sois pacientes míos ya sabréis que el porteo es una de las primeras cosas que os recomiendo, pero SIEMPRE debe ser adecuado.

Nada de mochilas portabebés colgonas. No voy a entrar en marcas, pero si veis las imágenes de aquí abajo lo entenderéis fácilmente y sabréis a cuáles me refiero.

Aquellas mochilas en las que el bebé lleva “las piernas colgando” pueden contribuir a la aparición de la displasia de cadera del bebé por una tensión excesiva en el fémur. Dicho de otra manera, en un porteo adecuado, ergonómico las fuerzas que soporta la articulación de la cadera son mínimas debido a que se encuentra en fléxión, el fémur bien apoyado, osea la cadera está en una posición más estable. La imagen que veis aquí está sacada del International Hip Dysplasia Institute, una organización que se encarga de estudiar y divulgar todo lo que concierne a este tema.